Intervención de Mijális Papanicolaou, Secretario General de la UITBB, ante el 27º Congreso Nacional de la FTCCP del Perú, Lima, Perú, 12-15 Junio 2019

Intervención de Mijális Papanicolaou, Secretario General de la UITBB, ante el 27º Congreso Nacional de la FTCCP del Perú,

Lima, Perú, 12-15 Junio 2019

Estimados compañeros:

En nombre del Comité Ejecutivo de la Unión Internacional Sindical de los Trabajadores de la Construcción, la Madera, Materiales de Construcción y Actividades Conexas, (UITBB, sigla en francés), y de sus millones de miembros, traigo conmigo nuestros cálidos saludos fraternales para la FTCCP y el pueblo del Perú y les deseamos todo tipo de éxitos en su 27º Congreso Nacional.

Deseo expresar aquí los agradecimientos de la UITBB a la FTCCP por la calurosa hospitalidad que nos han brindado durante nuestra estadía en el Perú, lo que demuestra una vez más la estrecha relación que ha existido durante largos años entre la FTCCP y la UITBB.

Representar a la UITBB en el seno del 27º Congreso Nacional de la FTCCP constituye un gran honor; y quisiera aprovechar esta oportunidad para referirme brevemente a algunos aspectos relativos a nuestra organización y sus acciones. La UITBB es una de las organizaciones sindicales progresistas más antiguas del mundo y representa a millones de trabajadores del sector de la construcción. Fue fundada en Milán, Italia, en 1949 y durante sus 70 años de historia siempre se ha guiado por un enfoque de clase frente a los diversos problemas que han afectado y afectan a los trabajadores.

Michalis Papanikolaou, Secretario General de la UITBB

El más reciente congreso de la UITBB se realizó en Uruguay en abril de 2015. Desde entonces, estamos siguiendo una senda de reestructuración. A pesar de las dificultades, estamos funcionando de manera satisfactoria, haciendo una contribución responsable para alcanzar nuestros objetivos comunes. En este contexto, la UITBB organiza campañas de solidaridad sobre diversas temáticas, participa en seminarios, comparte su experiencia acumulada con otras organizaciones, interviene de múltiples formas en las cuestiones de carácter mundial, además de elaborar proyectos de resolución sobre materias que inciden en los intereses de los trabajadores y otros sectores, sin perder de vista nuestra ideología de clase. Nuestra presencia aquí y en este país geográficamente distante, sirve para resaltar nuestro compromiso de coordinar nuestras agendas en el plano internacional, siempre en beneficio de los trabajadores, puesto que los problemas y los enemigos son comunes. Los órganos colectivos de la UITBB, el Secretariado y el Comité Ejecutivo, se reúnen periódicamente y nuestras actividades internacionales siguen rumbos coordinados. Mucho más podría realizarse y así se hará, aunque estamos satisfechos con los avances obtenidos hasta este momento. Tenemos la convicción que la base que hemos construido ayudará a fortalecer ulteriormente las posiciones de la UITBB entre los trabajadores de los sectores que representamos.

Cabe señalar que en el ámbito de las comunicaciones mantenemos nuestra propia página Web en 3 idiomas (francés, castellano e inglés), que es actualizada casi a diario con contenidos propios acerca de las actividades de la UITBB y de sus organizaciones afiliadas en todo el mundo. Al mismo tiempo, publicamos un Boletín informativo trimestral que llega a manos de todos los afiliados y amigos de la UITBB en esos tres idiomas.

Evidentemente, la UITBB es una organización con una afiliación de larga data en la FSM. Además de participar en todas las acciones organizadas por ella, aportamos todas nuestras energías al logro de las metas progresistas y clasistas de dicha organización sindical. Un elemento esencial que caracteriza a nuestra organización es la unidad clasista que en ella existe, ya sea en el nivel de la membrecía como también en el plano de las direcciones. Este es un rasgo compartido por la FTCCP; y esto es lo que nos une. Es motivo de orgullo poder contar con la FTCCP como uno de nuestros miembros afiliados; y miramos con entusiasmo el fortalecimiento de nuestras relaciones.

 

Compañeros:

En todos los rincones del planeta persisten las desigualdades y, desafortunadamente, éstas se manifiestan día a día, en la misma medida que se profundiza el abismo entre los pocos que representan el capital y los muchos que son los trabajadores. Esto perdurará mientras el capitalismo siga imperando como sistema económico dominante en el mundo, porque estas enormes injusticias se hallan en la naturaleza misma del capitalismo.

Esta región geográfica donde ustedes viven ha concitado el enorme interés de los monopolios capitalistas y las potencias imperialistas, porque la región cuenta con una amplia variedad de materias primas e hidrocarburos; y también porque ella ocupa un lugar geopolítico y geoestratégico muy importante en el mapa mundial. El reto que se plantea y que concierne al movimiento laboral de cada país consiste en trabajar específicamente y sin descanso para explicarles a los trabajadores cuáles son las triquiñuelas utilizadas por los imperialistas. No se trata de una tarea fácil y sin más trámite, pero reviste una importancia trascendental que debemos perfeccionar.

Décadas de golpes de estado fascistoides, que provocaron graves derramamientos de sangre a los pueblos de América Latina, fueron seguidos por periodos de gobiernos neoliberales que siguieron aplicando políticas de la época dictatorial favorables a las multinacionales y que también contribuyeron a agudizar la brecha de desigualdades entre ricos y pobres. Posteriormente, algunos países latinoamericanos vieron la llegada de políticas socio-económicas más equitativas, e incluso revolucionarias, gracias al advenimiento de gobiernos más progresistas. Esto creó un nuevo escenario político en la región. Entre estos países se han destacado, para mencionar sólo algunos, Venezuela, Ecuador, Argentina, y en un grado más moderado Chile y, en cierta medida, Paraguay y Uruguay. En el caso de Centroamérica y el Caribe, es pertinente mencionar los avances obtenidos en Nicaragua y la reafirmación de la revolución socialista de la heroica isla hermana, Cuba. No obstante lo dicho, todos estos procesos han debido encarar una vertiginosa respuesta de carácter contra-revolucionario y ultra-reaccionario de la derecha imperialista, que está sumida a fondo en la crisis económica y estructural del capitalismo. Estos ataques frontales contra los procesos antes señalados han generado reveses y dificultades en no pocos países.

Una ilustración de ello son los continuos ataques y las tentativas de asesinato dirigidos contra la revolución Bolivariana de Venezuela. La caída de los precios del petróleo, debido a los embargos y sanciones, y la escasez de productos alimentarios, generada por la ofensiva de las fuerzas reaccionarias pro-imperialistas, han provocado una situación caótica en el país y de ella se aprovechan los capitalistas. Las intervenciones imperialistas abundan en el país, donde varios intentos de golpe de estado han sido y siguen siendo organizados contra el presidente Nicolás Maduro, quien fue democráticamente elegido en elecciones que contaron con la presencia de observadores internacionales, entre ellos el ex primer ministro de España, Don J.L.R. Zapatero. Estas intervenciones tienen como principal objetivo imponer la hegemonía de los diversos centros imperialistas en distintas regiones del planeta, re-configurar el mapa mundial y proceder a una nueva repartición del mundo. Desde aquí manifestamos a nuestros compañeros en Venezuela nuestra solidaridad y nuestro apoyo total, a la vez que hacemos llegar nuestros saludos militantes reiterando la consigna que dice: el pueblo unido jamás será vencido.

En el Perú, ustedes han conocido páginas del fenómeno de corrupción política, con importantes personeros políticos enjuiciados por sobornos, todos ellos representantes de la derecha neoliberal, como lo ha ilustrado el caso de la gigantesca empresa brasileña de la Construcción Odebrecht, que admitió haber pagado más de 800 millones de dólares a líderes políticos latinoamericanos. Esta es una situación sobre la cual la FTCCP venía alertando desde 2016, al revelar la situación de candidatos que pretendían tomar el control de los destinos del Perú, tales como Keiko Fujimori, Alan García, Pedro Pablo Kuczinski y Alfredo Barnechea, a la vez que exhortaba a combatirlos. Queridos compañeros, ustedes tenían razón en esta estimación. Actualmente parece ser que el neoliberal Martín Vizcarra continúa la huella trazada por sus predecesores.

Además, este período de turbulencias políticas incorporó la práctica de asesinatos de líderes sindicales de la FTCCP y de la CGTP. Esto nos trae a la memoria el recuerdo del compañero Pedro Huilca Tecse. Cabe afirmar que las relaciones entre la UITBB y la FTCCP son tales que han sido selladas con la sangre de camaradas de lucha. Nunca olvidaremos a Pedro Huilca Tecse, Vicepresidente de la UITBB y figura destacada de la FTCCP y la CGTP, quien fue cobardemente ametrallado en 1992 delante de su hogar en presencia de sus hijos por los pistoleros de Fujimori. No guiamos por el ejemplo de lucha del cro. Huilca quien vivirá para siempre en nuestros corazones.

La UITBB siempre ha estado codo a codo con ustedes en todas las manifestaciones, ya sea en defensa del Pliego Nacional de Reclamos para este sector; Por la vida y la paz; contra la violencia y los asesinatos de dirigentes sindicales de la FTCCP y la CGTP, por la Seguridad Publica en todo el país, etc. Casi sin excepciones, los gobiernos peruanos de los últimos 25 años se han limitado a señalar preocupación por el crecimiento y los privilegios económicos de las grandes empresas multinacionales, mientras paralelamente han seguido dócilmente los mandamientos del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial. Poco o nada se ha hecho respecto de los derechos laborales fundamentales, especialmente los derechos relacionados con las libertades del movimiento sindical, tales como la negociación colectiva, el derecho a sindicalizarse, el derecho a un empleo digno y estable, entre otros.

Michalis Papanikolaou, Secretario General de la UITBB, y Pedro Milheiro, Miembro de la Secretaría de la UITBB

En lo que a mí respecta, además de ser secretario general de la UITBB, también soy secretario general de la Federación Sindical de Trabajadores de la Construcción, la Madera, la Minería y Actividades Conexas de Chipre (P.E.O. en su sigla griega). La situación general en mi país y en el resto de Europa no difiere de la situación que enfrentan los trabajadores de este continente porque los problemas que afectan a los trabajadores en todo el mundo son comunes. Los patrones y el capital, concentrados en la tarea de maximizar sus ganancias, eluden la protección de la salud y la seguridad en las obras, fomentan el trabajo desprovisto de seguros, alientan los contratos privados, reducen los salarios y rehúsan contribuir a la seguridad social, las pensiones y otras prestaciones a los trabajadores, quienes finalmente son los que pagan con su sangre estas negligencias.

La inseguridad del mercado laboral y los graves ajustes salariales de los años recientes han provocado una agudización de las desigualdades en los ingresos. Estas desigualdades han experimentado una brusca aceleración últimamente y son motivo de constante preocupación. El grave deterioro de las condiciones de trabajo durante la crisis actual parece ser la causa principal de las desigualdades, especialmente porque promovió el trabajo temporal y parcial no deseado y redujo fuertemente los salarios.

Este panorama, que es reflejo de la situación del mercado laboral, es un complemento de la política de miniaturización del estado social, que se expresa en la degradación trágica de las condiciones de vida de los jubilados con sus ingresos ínfimos, en recortes de los programas sociales y de los presupuestos para el desarrollo, aparte de poner en evidencia sin ambigüedades quienes son las víctimas que han pagado y siguen pagando la factura de esta crisis. El temor y la inseguridad de los trabajadores frente a la inminencia del desempleo y las privaciones, la libre circulación de los trabajadores y la explotación abusiva de la mano de obra barata por parte de los empleadores, como también el marco regulatorio neo-liberal de la UE, han acelerado el proceso de desregulación de las relaciones laborales y han amenazado el derecho a sindicalizarse, a negociar colectivamente y a poner en práctica los resultados de dichas negociaciones.

Por sobre todas las cosas debemos actuar de modo que los trabajadores comprendan la importancia de desplegar luchas con orientación de clase, cuestión que debe estar en la primera línea de nuestras actividades cotidianas. Al mismo tiempo, y con la finalidad de mantener y seguir fortaleciendo la esperanza en el porvenir entre los trabajadores, debemos insistir más intensamente todavía, en nuestras luchas diarias y organizadas, en la necesidad de acceder a una sociedad más humana en el futuro. Una sociedad libre de la explotación de unos seres humanos por otros, una sociedad sin guerras, sin hambre, que ofrezca igualdad de oportunidades para todos, una sociedad que respeta el medio ambiente: una sociedad socialista. En el terreno, tenemos que insistir a favor de la negociación colectiva y los convenios colectivos, que a su vez reforzarán el poder negociador de los trabajadores. Debemos esforzarnos para exigir que se respete la legislación laboral, para erradicar el trabajo ilegal y no declarado y para salvaguardar la igualdad de trato entre los trabajadores, especialmente de los grupos más vulnerables, tales como los inmigrantes.

Y es en medio de estas condiciones difíciles, que se presentan en todas las latitudes del planeta, que nos encontramos reunidos aquí y ahora. Nos corresponde sacar buen provecho de estas reuniones, porque nos ofrecen la posibilidad de organizarnos internacionalmente, intercambiar experiencias, arribar a conclusiones útiles y ponerlas en práctica, siempre dentro del umbral de nuestras capacidades. Al actuar, lo hacemos teniendo en cuenta siempre nuestras metas comunes, es decir, desplegar luchas organizadas que ejercen presión sobre los gobiernos locales y crear alianzas con los partidos políticos, a fin de participar en los procesos decisorios que inciden en nuestras vidas; y también apoyarnos en las organizaciones internacionales en beneficio de los trabajadores. No perdemos de vista que nos une nuestro enfoque ideológico y de clase, en el sentido que las luchas son comunes para todos los trabajadores y que nuestra meta final es mejorar las condiciones laborales y de vida para los trabajadores y sus familias.

Michalis Papanikolaou, Secretario General de la UITBB, y Daniel Diveiro, Miembro de la Secretaría de la UITBB

Nuestra experiencia nos enseña que cuando los trabajadores estamos unidos, cuando todos nos movilizamos por nuestros objetivos comunes con una ideología pura en nuestras mentes, entonces nos levantamos victoriosos. La solidaridad internacional, la unidad y la cooperación entre los trabajadores en los planos europeo y mundial son necesarias, por ende, para poder resistir eficazmente a los planes imperialistas y las políticas anti-laborales de la clase política y económica dominante. Las herramientas más decisivas para el movimiento de los trabajadores son la unidad, la solidaridad y la camaradería, especialmente en la coyuntura actual.

Es por estas razones que asume tanta importancia el 27º Congreso Nacional de la FTCCP. Los esfuerzos de nuestro movimiento clasista de los trabajadores en todo el mundo, deberían coordinarse ulteriormente y coincidir para seguir desenmascarando las políticas inhumanas que están siendo promovidas por los círculos dominantes cuyo objetivo único es multiplicar su influencia y sus capitales.

Como lo señalé anteriormente, formamos parte de la Federación Sindical Mundial, cuya importancia, en las actuales condiciones mundiales, es más relevante aún debido a la agresividad que muestra el capital mundial no sólo contra los derechos e intereses de la clase trabajadora, sino también contra los principios fundamentales que conciernen el futuro de la humanidad en general. Mediante la labor cotidiana de todos nosotros, que formamos parte de la gran familia de la FSM, estamos propulsando el objetivo de avanzar decididamente en el robustecimiento de esta organización que está llamada desempeñar un papel permanente en el futuro.

En nombre de la UITBB, quisiera subrayar una de nuestras decisiones más recientes, que consiste en prestar atención especial a América Latina. Creemos que esta perspectiva es muy importante y en gran medida nos permitirá incidir de manera más especializada en los problemas que los trabajadores están enfrentando en cada sector: Esto reforzará nuestra unidad y solidaridad y también servirá para poner de relieve las diferencias de enfoque sobre los variados problemas que deben enfrentar los trabajadores y que se plantean entre el movimiento sindical de clase y el movimiento sindical reformista. En este sentido, citaré una serie de eventos que la FSM estará organizando América Latina y para las cuales los invito a entregar su apoyo. Estas son:

  1. Reunión de la Oficina Regional para América Latina, en julio
  2. La reunión Internacionalista de la FSM, 8 de julio, en Ecuador
  3. Una iniciativa en Buenos Aires, Argentina

 

Conclusión

Compañeros:

En esta intervención en nombre de la UITBB, quisiera asimismo concluir subrayando lo siguiente:

El capitalismo está atravesando su etapa más álgida y final: la fase imperialista. Es probable que, también debido a la profundidad y prolongada duración de la crisis sistémica, se conozca un aumento de las guerras regionales y locales, sin excluir la posibilidad de una Guerra Mundial Imperialista causada por la llegada a su punto culmine de la antítesis entre los países más poderosos del planeta y sus aliados.

Para el movimiento sindical de los trabajadores resulta claro que, independientemente de los pretextos y modalidades, todas las guerras que se libran son guerras imperialistas, dirigidas como ahora ocurre por las clases burguesas de los distintos países; y que éstas buscan garantizar y maximizar las ganancias de las potencias imperialistas antagónicas. Por su parte, el fortalecimiento de las luchas diarias de los trabajadores en defensa de sus derechos, debería estar acompañado por un robustecimiento de las luchas para derribar el injusto sistema de explotación capitalista, que es la verdadera fuente de las guerras, con todas sus nefastas consecuencias para los trabajadores.

La única guerra progresista que pueda librarse en el futuro es la que llevará a cabo la clase trabajadora con la meta de construir una nueva sociedad global socialista. Cuando se alcance esa meta, sólo entonces seremos testigos del verdadero fin de las guerras y del advenimiento de la Paz Mundial.

Y dado que la clase trabajadora debe compartir una línea común, basada en el concepto de clase en todos los países, la UITBB se compromete a continuar sus esfuerzos organizados en pos de este objetivo, dedicando todas sus potencialidades disponibles al combate contra el nacionalismo, el chovinismo y para desarrollar la solidaridad con los refugiados, los inmigrantes y todos los pueblos del mundo sin distinciones.

Quisiera concluir subrayando nuestro optimismo de que al final del día nuestras luchas serán justificadas, a condición de que mantengamos en pie la misma convicción y unidad, de que prosigamos la ruta de la lucha con orientación de clase. Con paciencia y persistencia infinitas debemos seguir realizando esfuerzos, día a día, para transformar el mundo, siempre avanzando, mientras preservamos nuestra ideología con firmeza y sin dudas de ningún tipo.

 

¡Viva el 27º Congreso de la FTCCP!

¡Viva la CGTP!

¡Viva la solidaridad internacional!

Related Posts