Documento de introducción – XI Reunión Asia-Pacífico de la UITBB

Documento de introducción – XI Reunión Asia-Pacífico de la UITBB

Katmandu, Nepal, 5-8 abril, 2018

 

Estimados compañeros:

Permítanme comenzar expresando, en nombre de la UITBB, nuestro más cordial saludo y gratitud a todos los compañeros de Nepal, y especialmente a nuestro miembro afiliado, la Asociación de Profesionales en Ingeniería de Nepal (NEPA) por la organización de lo que se perfila como una reunión muy interesante. Queremos expresar nuestro agradecimiento por su cálida hospitalidad y cordial acogida, que refleja una característica muy importante: nuestro sentido de solidaridad internacional.

 

El hecho de que todos estemos aquí, subraya nuestro compromiso de organizar, coordinar y fortalecer nuestras acciones en todo el mundo, y especialmente en la región de Asia y el Pacífico, siempre teniendo en cuenta nuestro objetivo final: reafirmar nuestro compromiso con la mejora de la vida y las condiciones de trabajo de los trabajadores de todo el mundo y para expresar nuestra firme convicción de que, a pesar de las dificultades que enfrentan los trabajadores, venceremos al final en la creación de una nueva sociedad y, de hecho, de un mundo nuevo.

 

Estamos pasando por un período turbulento en el mundo en general, y la región de Asia-Pacífico en particular, una región especialmente volátil con numerosos problemas. Por lo tanto, creemos que esta reunión llega en un momento crucial para nuestra organización internacional y para nuestros miembros en la región. Tales reuniones, aunque no son la única forma en que podemos reaccionar, están organizadas por razones bien conocidas y cada una de ellas tiene su propia importancia.

 

Lo que se necesita es cambiar irrevocable y definitivamente la situación que el injusto sistema capitalista ha creado a expensas de los trabajadores. Un objetivo tan ambicioso sin duda se logrará cuando nos las arreglemos, a través de nuestras luchas diarias, para cambiar la mentalidad y la conciencia de los trabajadores y sus aliados, que son, en cada país, la mayoría de las personas, para que puedan tomar su destino en  manos propias.

 

Esto solo puede ocurrir cuando se crea una sociedad que ya no servirá a los intereses de unos pocos privilegiados, sino a aquellos que, a través de su trabajo diario, producen la riqueza.

 

Todos estamos aquí para trabajar en pos de este objetivo: discutir, escuchar y compartir nuestras experiencias, específicamente para y desde esta región, y estoy seguro, compañeros, que a través de la discusión y con las decisiones que se tomarán en esta importante reunión, todos saldremos más sabios, más fuertes y más dispuestos a continuar la lucha en beneficio de los trabajadores. Me gustaría desearles a todos, una reunión fructífera y productiva, al abarcar los siguientes temas:

 

Las verdaderas causas a las que se debe achacar la problemática situación a la que se enfrentan los trabajadores y sus aliados en todos los países

Centrándome en este tema, estoy seguro de que todos podemos estar convenir en que podemos identificar el capitalismo y su etapa más extrema, el imperialismo, como los perpetradores de la continua agresión militar en varias partes de esta región, lo que crea una situación que tiene graves consecuencias para los trabajadores. Así mismo, debemos examinar el estado actual del capitalismo, el riesgo de una guerra nuclear total, así como los otros problemas que padecen los trabajadores, como el desempleo, el ataque a los seguros sociales, etc.

 

Está claro, compañeros, que el período que estamos atravesando se caracteriza por una profunda y larga crisis capitalista que se deriva de la naturaleza misma del sistema capitalista. Esta profunda y prolongada crisis económica está siendo cargada a las espaldas de los trabajadores que, aunque no se les puede culpar de ella, son los que están pagándola. El capitalismo, este sistema explotador, a través del empeoramiento de sus conflictos y antagonismos internos, cuyo único objetivo es aumentar los beneficios del capital, ha entrado en su etapa final: el imperialismo.

 

Esto se evidencia con muchos conflictos en todo el mundo y especialmente en esta región, ya que la continuación de las guerras locales solo alimenta la posibilidad de una guerra más grande, nuclear y mundial que podría acabar con la humanidad tal como la conocemos. Los números asustan cualquier persona con visión de futuro:

En Siria, más de 500,000 personas han sido asesinadas desde el comienzo de la guerra en 2011. Entre ellas, casi 20,000 niños y 12,000 mujeres fueron víctimas de la codicia imperialista de ganancias y de expansión. Para diciembre de 2017, un total de 6,5 millones de personas han sido desplazadas dentro del país, mientras que otros 4 millones han huido a países como Líbano, Jordania y Turquía (datos de las Naciones Unidas). Además, Turquía ha invadido a Siria en su operación irónicamente llamada “Ramo de olivo”, atacando la ciudad de Afrin en un intento de establecer una zona segura contra los kurdos. Parece por tanto que la guerra imperialista está lejos de haber acabado.

 

En Corea, la coalición imperialista de Corea del Sur, Japón y Estados Unidos amenaza con comenzar una guerra total contra Corea del Norte y, si se usan armas nucleares, podría significar la devastación no solo de la región, sino de grandes partes del mundo.

 

– En Iraq, a pesar de la derrota de ISIS, la guerra continúa en algunas partes del país y, según los cálculos de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), 3 millones de iraquíes aún están dispersos.

 

La cantidad de armas nucleares en la región de Asia y el Pacífico es asombrosa: actualmente, India, Pakistán, Corea del Norte y Rusia tienen un estimado de 7.500 cabezas nucleares, la mayoría de ellas en Rusia. La red de bases militares extranjeras en la región es amplia, la ampliación de la OTAN es alarmante y la concentración de poderosos medios militares en Asia representa una seria amenaza para los trabajadores y civiles ya que el militarismo y la guerra son inseparables de los ataques violentos contra ellos.

 

Desafortunadamente, compañeros, a la gente le resulta difícil entender plenamente todas las nuevas formas de guerras imperialistas, de modo que podamos coordinarlos para una respuesta adecuada. La gente hoy ve la creciente militarización de sus vidas, con la presencia del ejército y la policía en todas partes, y no reacciona. Por el contrario, sienten una falsa sensación de seguridad, ya que el fanatismo religioso, el jihadismo y el terrorismo se utilizan como herramientas de miedo para evitar que la gente reaccione y como herramientas para que los gobiernos burgueses repriman cualquier movimiento de la gente ahora y en el futuro.

 

Depende de nosotros, entonces, educar a la gente, para que puedan entender que el imperialismo se está volviendo cada vez más agresivo y que es imperativo que adoptemos una postura antiimperialista y antimilitar, ya que las guerras son claramente el resultado de la antítesis imperialista interna. También debemos hacer que se den cuenta de que deben reaccionar contra esa militarización de sus vidas. Para lograr este objetivo, debe quedar claro que para los trabajadores, a pesar de todo lo que se les dice, son las clases burguesas de todos los países las que guían y controlan estas guerras, con el único objetivo de maximizar sus ganancias. Las víctimas de estas situaciones son siempre los trabajadores, que sufren las consecuencias de la propagación de estas guerras en la región.

 

El papel de las mujeres en el sector de la construcción, especialmente en la región de Asia y el Pacífico, también es un tema que nos preocupa día a día.

La razón es que las mujeres están doblemente marginadas debido a su sexo y a su clase. A pesar de algunos acontecimientos positivos, las mujeres son las principales víctimas de la explotación doméstica y pública, la violencia, el trabajo esclavo y el empobrecimiento, ya que son discriminadas en términos de brecha salarial de sexos, seguridades sociales, edad de jubilación, permisos de maternidad e igualdad de acceso a los empleos, etc.

 

Lo mismo ocurre con los jóvenes, que son, junto con las mujeres, los dos grupos más vulnerables dentro de la clase trabajadora, ya que son los que son las víctimas de las guerras imperialistas, los que están mayormente desempleados, son el cuerpo principal de inmigrantes, y se han convertido en una generación sin ningún derecho. ¿Cómo podemos defender los derechos de los jóvenes y las mujeres, y cómo podemos atraer a más mujeres en el sector de la construcción? Es un hecho que las trabajadoras están enormemente subrepresentadas en la construcción. Lo que podemos hacer es proporcionar aprendizajes específicos y educación para cambiar este fenómeno.

 

Según cifras de la OIT para 2017, se calcula que 925 millones de mujeres y hombres en Asia y el Pacífico trabajan como trabajadores por cuenta propia (a tiempo parcial o como autónomos) o como trabajadores familiares auxiliares, lo que equivale al 47,8% del empleo total. Por subregión, casi el 54% de estos trabajadores vulnerables se concentran solo en el Asia meridional.

 

Este es el caso, a pesar de que las mujeres en Asia-Pacífico son casi la mitad de la población total. Debemos romper el estereotipo de género del constructor masculino, si queremos ver a más mujeres en la industria de la construcción y luchar contra el desempleo al mismo tiempo. ¿Cuántos padres visualizan a sus hijas trabajando como albañiles? Necesitamos cambiar eso.

 

La industria de la construcción debe cambiar drásticamente para convertirse en una opción de trabajo para más mujeres. Debemos presionar a los empleadores no solo para atraer a más mujeres en sus sitios, sino también para crear un ambiente seguro para que trabajen, con respeto hacia su género, libre de acoso, con medidas de salud y seguridad completas y, por supuesto, igual salario los hombres. Debemos presionar para:

 

– una promoción activa del sector de la construcción con vistas a incluir mujeres

– Políticas de selección inclusivas

– Mayor número de aprendizajes para mujeres

– Soporte en el lugar de trabajo

– Cero tolerancia al acoso sexual y la intimidación de las mujeres en los lugares de trabajo

– Promoción de las ventajas de tener mujeres en el trabajo para los empleadores

 

Por supuesto, compañeros, hay problemas específicos en la región de Asia y el Pacífico que afectan a los trabajadores. Por lo tanto, debemos compartir nuestras ideas, experiencias e ideas sobre cómo enfrentarlos de manera efectiva.

 

Indicativamente podemos mencionar brevemente (y los compañeros de Japón pueden darnos su opinión sobre esto), dados los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020 y la organización de la Copa del Mundo en Qatar en 2022, el papel de las empresas constructoras multinacionales en estos países, la explotación de los trabajadores migrantes, los problemas de salud y seguridad, etc. Si echamos un vistazo a la lista con las mayores empresas multinacionales de construcción que están activas en la región, podemos ver la magnitud de la explotación de los trabajadores mientras construyen los estadios para los Juegos Olímpicos y la Copa del Mundo. Estas empresas multinacionales, en plena cooperación y armonía con los gobiernos burgueses, ejercen una gran presión sobre los trabajadores, empeorando así sus condiciones de vida y de trabajo.

 

Como UITBB, organizamos manifestaciones fuera de las oficinas de la FIFA en todo el mundo, donde exigimos que los estadios en Qatar no se construyan con la sangre de los trabajadores. Creo que, a medida que nos acercamos a la fecha de estos grandes eventos deportivos, debemos aumentar nuestra presión sobre estas empresas, para que se respeten los derechos de los trabajadores y que todos trabajen con seguridad en el lugar de trabajo. Necesitamos fortalecer nuestra lucha clasista y mejorar la conciencia de clase de estos trabajadores tanto a nivel local como internacional, para que puedan defenderse contra un ataque tan bárbaro perpetrado por el capital.

 

Nuestra demanda es clara: no hay que sacrificar la vida de los trabajadores para obtener más ganancias, y que todos los lugares de trabajo implementen medidas adecuadas de salud y seguridad. Debemos apoyar a los trabajadores migrantes y a los trabajadores que están siendo explotados en estas áreas, ya que creemos que:

– Solo hay una clase trabajadora, independientemente de su color, religión, idioma u origen.

– El trabajo migratorio no se hace por elección, sino debido a las causas más profundas que son la pobreza, el desempleo, las malas condiciones de vida, las guerras y las intervenciones imperialistas

– La UITBB formula una postura clara y clasista contra la xenofobia y el racismo, expresando la voluntad de luchar con sus miembros afiliados por los derechos de los trabajadores migrantes en la industria de la construcción y de protegerlos aún más

– Es necesario crear programas nuevos y especiales que faciliten la integración sin problemas de los trabajadores migrantes en el mercado laboral, que pueden centrarse en el aprendizaje de idiomas, información sobre sus derechos, etc.

– Los sindicatos en los países de origen deberían trabajar más estrechamente con los de los países de destino, de modo que sus esfuerzos para proteger e informar a los trabajadores puedan coordinarse mejor y tengan más éxito.

 

Es innegable, compañeros, que los trabajadores están experimentando un ataque sin precedentes a sus derechos.

Esto se materializa en muchos niveles, como en la legislación antilaboral, la disminución de los salarios y los derechos de seguridad social, la inhibición de la acción sindical y el derecho a organizarse, las privatizaciones constantes de servicios públicos esenciales y los ataques al derecho de huelga.

 

Además, la acumulación de riqueza y la necesidad de maximizar ganancias ha llevado al capitalismo a deslocalizar la producción para reducir los costos laborales y atacar los sistemas públicos de seguridad social, lo que lleva a millones de seres humanos al hambre y la pobreza, mediante un control cada vez mayor de la tierra y de la producción de alimentos por parte de muy pocas compañías multinacionales. Estos ataques son contundentes, clasistas, provienen de los diversos centros capitalistas y así es como debemos evaluarlos, ya que necesitamos en el contraataque restablecer los derechos adquiridos de los trabajadores que les están quitando.

 

En la región de Asia y el Pacífico, también estamos presenciando:

– El acuerdo de asociación transpacífico (TPP). Incluso después de la retirada de los Estados Unidos del tratado, el capitalismo no se ha detenido, ya que las negociaciones han comenzado en un nuevo acuerdo comercial llamado Acuerdo global y progresivo para la Asociación Transpacífico (TPP11).

 

El Acuerdo de Comercio de Servicios (TISA), que es un acuerdo comercial actualmente en negociación entre 23 miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC), incluida la UE. Juntos, los países participantes representan el 70% del comercio mundial de servicios.

Estos no son más que instrumentos de dominación económica internacional del imperialismo, que intentan atacar las soberanías nacionales y los derechos democráticos del pueblo, especialmente los de los trabajadores.

 

Una de las formas en que debemos avanzar, compañeros, es innegablemente implementar fielmente los planes de acción de la FSM, tal como se describen en la Plataforma de Acción (2016-2020) acordada durante el XVII Congreso Sindical Mundial en Durban, Sudáfrica, así como todas las demás decisiones tomadas, ya que la UITBB es uno de los sindicatos internacionales más importantes de la FSM. Nos solidarizamos con la FSM en  corazón y mente, ya que a través de tales acciones podremos unir a los trabajadores y fortalecer la orientación clasista del movimiento sindical en todo el mundo.

 

Creemos plenamente en la Plataforma de Acción de la FSM y trataremos de implementarla, observando los días de acciones, participando en llamadas de acciones promovidas por la FSM, siguiendo de cerca su trabajo diario y luchando en general por la unidad de nuestra clase. En este punto, me gustaría condenar la reciente negativa de los Estados Unidos a otorgar una visa al Secretario General de la FSM al camarada George Mavrikos, debido a su visita previa a Siria. Tales acciones muestran el verdadero rostro del imperialismo, que teme a la verdad, expresada por organizaciones internacionales como la FSM.

 

Lo que debe unirnos a todos es nuestra antítesis común con el imperialismo y nuestra firmeza en la defensa del hombre pobre, de la mujer empobrecida, del niño indefenso: ¡estamos con el hombre común, camaradas, no con los arrogantes plutócratas! ¡Nos encontrarán de pie uno al lado del otro, luchando contra ellos, con todas las fuerzas de nuestro derecho y saldremos victoriosos! El poder de la clase trabajadora no puede ser contenido.

 

Dicho esto, compañeros, debemos organizar mejor nuestro trabajo para el futuro, especialmente en esta región, decidiendo la posición que el movimiento sindical internacional y de clase debe asumir en la región.

La clase trabajadora es la clase más grande de todas las sociedades y es a través de su trabajo intelectual y manual donde se produce la riqueza.

 

Sin embargo, la distribución de la riqueza es abismal:

– Las 3 personas más ricas del mundo tienen más riqueza que los 700 millones de personas más pobres, ¡que representa el 10% de la población mundial!

 

– La mitad de la riqueza mundial, pertenece al 1% superior

 

– El 10% superior de los adultos, posee el 85% de la riqueza mundial, mientras que el 90% inferior posee el 15% restante.

 

La distribución de riqueza es más que injusta. Aunque son los trabajadores quienes están produciendo la riqueza, no reciben su parte en igualdad de condiciones y esto es aún más evidente en sociedades donde los trabajadores no pueden organizarse en una formación política que los exprese, o crear un movimiento sindical claramente clasista que serva y promueva sus intereses y necesidades.

 

Por tanto, es imperativo fortalecer y coordinar nuestras acciones internacionales y expresar solidaridad a los trabajadores de la región y seguir mostrando nuestro espíritu de lucha defendiendo sus demandas. Es solo a través de la lucha organizada que los trabajadores pueden tomar sus vidas en sus propias manos y cambiar sus destinos.

 

Es solo a través de luchas organizadas que la clase trabajadora puede detener las guerras que se cobran la vida de sus hijos para obtener más ganancias capitalistas, y salvar a nuestro planeta de la destrucción. Es a través de esa organización en las filas del movimiento sindical internacional clasista que podemos orientar, ilustrar y educar a los trabajadores, para que podamos alcanzar los objetivos que hemos establecido.

 

La clase trabajadora de todo el mundo necesita estar preparada tanto a nivel nacional como internacional para defenderse de los ataques imperialistas. La clase trabajadora tiene los mismos deseos y los mismos enemigos; por lo tanto, es a través del movimiento sindical internacional que estos deseos se pueden cumplir, y estos enemigos se pueden combatir. La orientación clasista dentro del movimiento sindical internacional es lo único que puede movilizar la enorme fuerza de las masas de trabajadores en todo el mundo, convirtiéndolas en una fuerza formidable a tener en cuenta. ¡Si logramos hacerlo, si logramos mostrar nuestro espíritu militante y nuestro sentido de solidaridad internacional, no hay nada que pueda detenernos a nosotros, compañeros! La guerra progresiva que se avecina será la que se librará entre la clase trabajadora y los protectores del imperialismo.

 

Ganaremos compañeros, porque es la única forma en que podemos crear una sociedad socialista. Vamos a ser victoriosos, compañeros, porque estamos en lo cierto, porque somos muchos, ¡porque somos imparables! Les pido, entonces, reafirmar la presencia de la UITBB en el área y subrayar el hecho de que la lucha organizada continuará contra todos los ataques que están sufriendo actualmente los trabajadores, para el objetivo final de una nueva sociedad, sin la explotación del hombre por el hombre. ¡Una sociedad global y pacífica como esta, compañeros, no es solo nuestra meta, sino nuestro destino!

 

¡Larga vida a la solidaridad internacional!

 

¡Larga vida a los trabajadores!

 

¡Larga vida a la UITBB!

Related Posts